Visitar Albacete

Si te gusta compártelo con tus amigos, haz clic en "Me gusta". GRACIAS.

Visitar Albacete
Albacete, está situada sobre la meseta central castellana. Integrada en la Comunidad de Castilla-La Mancha, ocupa su extremo suroriental. Limita al norte con Cuenca, al este con Valencia y Alicante, al sur con Murcia y Granada y al oeste con Ciudad Real y Jaén. Es territorio de paso desde el centro hacia las playas levantinas, lo que la convierte en un punto neurálgico en las comunicaciones entre Andalucía, Levante y la Meseta. Dispone de un aeropuerto a poco más de 4 km de la capital, donde recibe vuelos domesticos del resto de España

La ciudad de Albacete es el núcleo urbano con mayor número de habitantes de toda Castilla-La Mancha (supera los 155.000) y una de las veinte aglomeraciones más populosas del país. Está emplazada en Los Llanos que llevan su mismo nombre. Esta ubicación, que constituye una de sus principales ventajas geográficas, le ha permitido relacionarse con las demás ciudades y regiones españolas, mediante la red ferroviaria o las carreteras modernas, influyendo en la disposición abierta y en el carácter acogedor de sus gentes.

Dotada de un espléndido equipamiento comercial y cultural, ahora, como en otros tiempos pasados, la ciudad reclama la necesidad de volver a aprovechar las rentas de situación. El lugar que ocupa en el sistema nacional de comunicaciones le permite mantener su vieja condición de encrucijada natural y humana, un cruce de caminos para acoger el encuentro de viajeros de distintos lugares, ofreciéndoles entretenimiento y descanso, buen cobijo y mejor estar. Para conocer Albacete no hay mayor acierto que organizar la visita desde algunos de los cuidados alojamientos hoteleros, y comenzar a   recorrer la ciudad, disfrutando de su gastronomía.

Gastronomía
 
Los que visitan Albacete se van gratamente sorprendidos ante la gastronomia de estas tierras. La degustación de unos gazpachos con caza, una migas ruleras, unas gachas de pastor, unas judías con perdiz, un popularísimo “atascaburras” (que se solía hacer antiguamente en tiempo de nieve, y que era una forma de combatir las bajas temperaturas), o ese sabrosísimo “ajo de mataero”, que era el motivo central el día de la matanza del cerdo y que es un revoltillo de pan “desmigao”, ajos, especias, hígado de cerdo y piñones. Otro plato fundamental es la carne de cordero manchego bien asada, con ajos o frita. Todos estos platos hay que regarlos con alguno de los vinos de la tierra de la mejor calidad, y que hacen las delicias de cuantos los prueban.
Al extraordinario crecimiento de la ciudad se fueron creando nuevas infraestructuras culturales de gran calidad. En la plaza del Ayuntamiento se ubica el Auditorio municipal con capacidad para 600 personas, donde podemos disfrutar de actuaciones musicales, bailes o teatros y que por su céntrica situación ha sido considerado como el principal foco cultural de la ciudad. De parecida capacidad es el Teatro de La Paz, de reciente creación y el Paraninfo Universitario situados en los extremos de la población.
Pero lo más destacable de esta ciudad es la fusión de las infraestructuras públicas y privadas que hacen posible que durante todos los días del año siempre haya alguna actividad cultural que poder visitar. De entre las privadas podemos destacar los salones de la Caja de Castilla-La Mancha, pertenecientes a la obra social y cultural de dicha institución, el Nido del Arte o el Ateneo. En verano, cuando el buen tiempo acompaña, estas actividades se trasladan a lugares al aire libre como la Posada del Rosario, el recinto ferial, los “jardinillos”, y la plaza de toros.

Tiempo Libre

Albacete ofrece al visitante la posibilidad de un tranquilo paseo por el centro de la capital, contemplando la parte monumental de la ciudad, con calles recoletas que aún conservan el aire decimonónico. Otra opción es disfrutar de sus parques y jardines, que junto a las zonas peatonales han permitido crear, en medio del tráfico, calles amables que permiten recorrer la ciudad de manera sosegada.
El paseo puede complementarse con cualquiera de las posibilidades de ocio cultural existentes en la capital. Tanto en el renovado teatro Circo, como en el Auditorio Municipal, en las numerosas Galerías de Arte, Salones de Actos y Locales de cine, se ha consolidado una programación de conciertos, representaciones teatrales, exposiciones de pintura, conferencias y ciclos cinematográficos auspiciados, estos últimos, por la Filmoteca de la ciudad.
Así destacan entre otros, los Festivales Internaciones de Piano, Música de Cámara, o Lírica, que organiza la Sociedad de Conciertos de Albacete (SOCA); el Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas, de Juventudes Musicales; el Festival de Otoño de la Caja Castilla-La Mancha; o el Certamen Internacional de Jazz, que junto a Conciertos, obras de Teatro, y representaciones circenses, promovidas por el Cultural Albacete. Señalar, por su gran interés el Festival de Teatro de la cercana localidad de Chinchilla; o el Ciclo de Conciertos de Órgano Barroco de Liétor. Sin olvidar la Feria de septiembre, repleta de acontecimientos culturales, deportivos y tradicionales como las corridas taurinas, una de las de mayor prestigio del mundo de los toros.
Es de destacar la considerable oferta de locales en los que hacer un alto a la hora del aperitivo, para tomar unos vinos de la tierra acompañados de una gran variedad de tapas. Bares y tabernas se concentran, sobre todo, en un grupo de calles céntricas conocidas popularmente como La Zona (calles Concepción, Gaona, Tinte y Tejares, entre otras); si bien la expansión de estos espacios ha hecho que surjan otras Zonas en las proximidades de la Feria, en parque Sur, y, más recientemente en los alrededores del campus universitario. Durante el verano, estos lugares se transforman en largas, concurridas y bulliciosas terrazas..

La noche albaceteña se complementa con una gran variedad de locales de copas, pubs, discotecas y salas con música en directo.

Artesania



La artesanía característica de Albacete es la navaja y el cuchillo. Los artesanos cuchilleros han sabido mantener las formas de producción de esta industria, heredada de los musulmanes y renovarla acrecentando su importancia. Las piezas mas antiguas datan del siglo XV y son famosos los nombres de familias de artesanos (Arcos, Vizén Pérez, Torres Ximénez, Castellanos, Mañas, entre otros), que a lo largo de los siglos supieron mantener la tradición artesana. Existe una gran variedad de formas: albaceteña, punta de espada, jerezana, sevillana, tranchete, capaora o lengua de vaca, estilete, pastora, cabritera, punta cortada, machete, bandolera, de anilla y de monja.
En estos últimos años se ha potenciado la tradición cuchillera albaceteña gracias a la ayuda de las Instituciones y, sobre todo, de la Asociación de Cuchillería y Afines (APRECU). El Monumento al Cuchillero en la céntrica Plaza del Altozano, la creación de la Fundación para el Desarrollo de la Cuchillería (FUDECU), la puesta en funcionamiento, de la Escuela de Cuchillería “Amós Núñez” y la apertura, en septiembre de 2004, del Museo municipal de la Cuchillería en la Casa del Hortelano, son algunas de sus actuaciones.
En Albacete también podemos encontrar artesanía de cerámica, tapices, telares y bordados, forja o trabajos en piel y cuero, además de la variada artesanía que proviene de los pueblos cercanos, como la cerámica de Chinchilla y La Roda, las romanas de Madrigueras, los bronces de Riópar, el mimbre de Lezuza, el esparto de Hellín o las tinajas de Villarrobledo, entre otras muchas. Todos estos productos se pueden admirar y comprar en las pequeñas tiendas que se reparten por la capital, y sobre todo, en la Feria de Artesanía que anualmente se celebra en los Ejidos del Recinto Ferial, coincidiendo con las fiestas de septiembre.